Contacte ahora con Vega Abogados

Abogados Penalistas en Madrid

Secundino Vega y su equipo de abogados tienen una larga experiencia en los casos de Derecho Penal, analizan cada situación y trabajan para darle las mejores soluciones. En nos ocupamos de todo tipo de delitos y de su respectiva resolución y nos ponemos a disposición de nuestros clientes para resolver todo tipo de problemas jurídicos, luchando por sus intereses.

  • Asesoramiento en delitos de robo y hurto
  • Asesoramiento en casos de violencia con lesiones
  • Asesoramiento en casos de violencia de género
  • Asesoramiento en casos de pruebas de alcoholemia
Abogados penalistas en Madrid Vega Abogados

Reclame su indemnización

Defendemos sus intereses

Rápidos y eficaces

Enlace Ofertas

Equipo profesional de abogados penalistas

Con todas las garantías

Estamos en el centro de Madrid

Localización Vega Abogados
Abogado Abogado penalista Abogados Abogados en Madrid Abogados penalistas Accidentes de tráfico Acosadores Acoso laboral Acreedores Activo financiero Acusación Acusado Administradores Aeropuertos Agresión sexual Alcohol en sangre Alcoholemia Allanamiento de morada Alteración de la paternidad Amenaza grave Amenazas Antecedentes penales Apropiación indebida Asistencia en aeropuertos Asistencia inmediata Asistencia jurídica Atentados Atestado Blanqueo de capitales Cannabis Caravanas Circunstancias atenuantes Cláusulas de confidencialidad Código Penal Comisaría Comisión de justicia Concurso de acreedores Condición del menor Conducción bajo efectos alcohol Conducción temeraria Congreso de los Diputados Consentimiento del morador Consulta on-line Consumo propio Contacto Custodia Custodia de hijos Dar de alta y baja Deberes de custodia Declaración Defensa Defensa de menores Defensa por abogado Defraudación tributaria Delincuentes habituales Delito Delito contable Delito contra la intimidad Delito contra la Seguridad Social Delito de terrorismo Delito leve Delito penal Delitos Delitos contra la mujer Delitos contra la seguridad vial Delitos de lesiones Delitos de narcotráfico Delitos de robo Delitos de violencia Delitos dolosos Delitos penales Denegación de diligencias Denuncia Derecho penal Derechos de la mujer Derechos detenido Despacho en Madrid Detención Detención por drogas Divorcio Divorcio contencioso Documentos Documentos públicos Drogas Enjuiciamiento Errores en pruebas Estafa informática Estafas Etilómetro Evasión de capitales Expedientes de reforma Expulsar de España Extranjeros Falsedad documental Falsedad ideológica Falsedad material Falsedad material. Falsedad ideológica Faltas Forma indebida Fraude Galería Gobierno Guarda y custodia Hurtos Imprudencia profesional Impugnar sentencias Incumplimiento laboral Indultos Información confidencial Infracción de preceptos constitucionales Infringir Ley Inhabilitaciones Inocente Insolvencia Instrucción Integridad moral Internamiento Intrusión virtual Investigación judicial Irregularidad procesal Juez Juicio Juicios de faltas Juicios rápidos Legítima defensa Lesiones Lesiones al feto Ley de Protección del Menor Libertad sexual Límite de hurto Localización Madrid Manipulación informática Mediación aseguradoras Medidas cautelares Menores Ministerio de Justicia Mobing Narcotráfico Negación al control de alcoholemia Noticia1 Noticia2 Noticia3 Noticia4 Ocupación con fuerza Ocupación de bienes inmuebles Ocupaciones temporales Okupas Omisión Parking Pasaportes Patria potestad Patrimonio Pena agravada Penas de prisión Perjuicio patrimonial Perjuicios morales Persona jurídica Policía Posesión de drogas Prisión Procedimiento abreviado Procedimiento penal Proceso penal Procesos sin instrucción Propiedad industrial Propiedad intelectual Prueba de alcoholemia Querella Rechazo en frontera Reclamar indemnización Recurso de casación Redes Sociales Reforma Código Penal Registro de antecedentes Representación legal Responsabilidad civil Responsabilidad penal Revelar secretos laborales Revisión de medidas Revocación de la pena Robo cables de cobre Robo con fuerza Robo con violencia Robo suministro eléctrico Robos y hurtos Salud pública Sanción administrativa Seguridad pública Seguridad Vial Sentencia no clara Servicios sociales Siniestros Suposición de un parto Supuestos delictivos Suspensión Sustancias prohibidas Tarjetas de crédito Terrorismo yihadista Testigos Tráfico de drogas Transferencia bancaria no consentida Tratamiento médico Tribunal Tribunales Uso ilegítimo de tarjeta Usurpación de bienes inmuebles Vega Abogados Violencia de género Violencia doméstica Violencia Intimidación

Consideraciones sobre delitos dolosos y omisión

Consideraciones sobre delitos dolosos y omisión
El eje o la idea fundamental del concepto de omisión es la capacidad de acción. En cuanto a los requisitos o elementos de la capacidad de acción son los siguientes: - En primer término el sujeto activo tiene que tener conocimiento de la situación en la que la capacidad de acción debe producir sus efectos. - En segundo lugar el sujeto activo tiene que tener la posibilidad y elegir los medios necesarios para realizar la acción. - En tercer lugar tiene también el sujeto activo que tener la posibilidad física, real de utilizar los medios elegidos y realizar el acto planeado, seria la capacidad a priori.

Consecuencias de que se desprenden de la capacidad de acción.
1. Sobre la capacidad de acción, elemento esencial y constitutivo de la omisión, se desprende que el concepto de omisión no requiere la presencia de un acto de voluntad actual sino la posibilidad de su concurrencia, basta con la posibilidad de realizar un acto.
2. En segundo lugar es que no es posible hablar de una relación de causalidad, es decir, en la omisión el sujeto activo no causa el resulto sino que simplemente no lo impide.

En la omisión solo se puede hablar de la constatación de una causalidad hipotética, es decir, la posibilidad fáctica que tuvo el sujeto de evitar el resultado.

Existen también dos tipos de omisión: - La dolosa: tiene conciencia de la capacidad de realizar la acción exigida por el derecho,
por tanto es el puedo hacer y no hago. - La imprudente: es aquella en la que el sujeto conoce las circunstancias en las que le ordenamiento jurídico exige un deber de actuar, conoce el fin de la acción, pero desconoce su propia capacidad de realización de la acción exigida o debida.
Clases de delitos de omisión:

Los delitos puros de omisión o de omisión pura o propia: El CP contiene una serie de disposiciones jurídicas que castigan la no realización de una acción
debida que debía realizar en el caso concreto el sujeto, o dicho de otro modo, establece la pena simplemente el CP cuando se infringe un deber u obligación de actuar sin más. Contacte con abogados penalistas de Madrid para conseguir toda la información que precise.

Abogados penalistas: asistencia jurídica

Abogados penalistas: asistencia jurídica
Siempre que requiera en la ciudad de Madrid, o localidades de la Comunidad, asistencia jurídica por parte de abogados penalistas, comuníquese con expertos que puedan garantizarle opciones de éxito en los procesos. El despacho de abogados que puede hallar muy cerca de Vd. le propone soluciones tanto en el caso de que Vd. sea la parte acusada o bien la víctima. La versatilidad es la clave de los despachos de abogados penalistas. La asistencia jurídica ha de darse de manera muy personalizada, pues en un área muy compleja, que puede englobar delitos en el área de Familia, de Accidentes...

Los delitos contra las personas son de los que deben dirimirse a través de letrados especializados en la vía penal. Son letrados acostumbrados a lidiar con toda clase de casos; hechos como asesinatos, homicidios, violaciones, agresiones... son tratados exhaustivamente a través de la profesionalidad de los especialistas. Vd. puede encontrar el abogado penalista específico para su caso, que le proporcionará la asistencia jurídica correspondiente.

Si se ve envuelto en alguno de los supuestos anteriormente mencionados, tanto en situación de víctima como de sospechoso o acusado, probablemente se halle desconcertado y necesite una asistencia especialmente cualificada. En los casos graves que tratan los abogados penalistas, la comunicación con los clientes es más que importante; de tal comunicación se derivará también mayor tranquilidad para los clientes.

Estos deberán entender a través de una terminología que les resulte comprensible, el estado en que se encuentra su proceso judicial. Otros de los delitos que tratan los abogados que ponemos a su disposición en Barcelona son los vinculados a accidentes de tráfico o hechos delictivos producidos por la conducción de vehículos. El Código Penal ha endurecido las penas en este aspecto, algo de lo que también han de ser informados los clientes que se hayan visto involucrados en accidentes de circulación.

Divorcios contenciosos: abogados especializados

Divorcios contenciosos: abogados especializados
Los abogados que se encargan de los divorcios contenciosos han de estar especializados en varias ramas, dependiendo del tipo de divorcio de que se trate. Incluso dentro del mismo ámbito de los divorcios sin acuerdo, hay variantes que pueden hacer cambiar los métodos de actuación legal, así como el sentido de la decisión judicial final. En las supresiones matrimoniales sin acuerdo, puede ser una de las partes la que no acceda a la disolución, así como pueden estar las dos de acuerdo en la disolución pero no en los términos en que esta se ha de llevar a cabo.

Entre las posibilidades más interesantes, incluso cuando nos referimos a esta clase de divorcios, está la que incluye acuerdos de última hora por parte de los cónyuges para llegar a, al menos, algunos puntos en común. Los abogados de cada parte pueden ayudar a esta favorable situación, que sin embargo no siempre se cumple. Hay muchos factores que pueden hacer que la desavenencia sea absoluta.

La presencia de hijos y la reclamación de la guarda y custodia puede ser uno de ellos. Los litigantes, en este caso, pueden hacer todo lo posible para obtener la guarda y custodia, sin embargo, será el juez quien decidirá finalmente sobre la situación en que queden los menores.

En la ciudad y alrededores de Madrid, abogados especialistas le asisten mediante un equipo que se coordina con diferentes profesionales dependiendo de las necesidades. Ante casos de malos tratos, hay que actuar en el ámbito de lo Penal a través de las correspondientes pruebas.

A veces, no es tan fácil la obtención de pruebas que sirvan ante un juicio, por lo que se hace necesario entrar en contacto con expertos que estén en condiciones de facilitarlas con todas las garantías. Exponga con confianza su caso y obtenga la información, garantías y asistencia que realmente le corresponden.

Delito de abuso sexual contra menores

Delito de abuso sexual contra menores
El delito de abuso sexual es aquel que va contra la libertad sexual de una persona, sin violencia o intimidación y sin que exista el consentimiento de la víctima.

Tras la reforma del Código Penal se consideran abusos sexuales no consentidos todos aquellos ejecutados sobre menores de 16 años y la pena de prisión puede ser de 2 a 6 años. Si los hechos se cometen usando la violencia y la intimidación será una agresión sexual.

Además si el que ha cometido el delito ha usado su condición de autoridad se impondrá además una pena de inhabilitación absoluta de 6 a 12 años.

En los delitos sexuales a menores Internet juega un papel importante tanto que el Código Penal lo menciona. La persona que a través de Internet y otros dispositivos contacte con un menor para proponerle un encuentro de contenido sexual será castigada con una pena de prisión de 1 a 3 años o con una multa de 12 a 24 meses.

Se entiende que la mayoría de edad sexual está en los 16 años y a partir de ese momento la persona ya será capaz de consentir o no relaciones de naturaleza sexual. El cumplimiento de esta edad marca el inicio de la mayoría de edad sexual por lo que resultaría lícita aquella relación sexual, incluidas las incestuosas.

En los delitos de abusos sexuales a menores la víctima es la persona con mayor relevancia probatoria en el proceso penal y por ello debe preservar la fuente de prueba directa en el proceso penal y evitar la victimización secundaria.

Asimismo cuando la víctima es menor las cautelas o medidas protectoras se incrementan de forma notable para evitar que repercutan de forma negativa en su personalidad en el futuro.

Si se desea optar a un puesto de trabajo en el que hay contacto habitual con menores no debe tenerse ningún antecedente ni haber sido condenado por un delito contra la libertad sexual.

Delitos de robo y de hurto

Delitos de robo y de hurto
Estos dos delitos que son de los más habituales están regulados en los artículos 234 y 242 del Código Penal. Hay que distinguir entre el robo y el hurto ambos delitos tienen en común en que alguien se apodera de algo que no le pertenece sin el consentimiento de su dueño, pero en el robo se usa la violencia, la intimidación o la fuerza y en el hurto no.

Los delitos de hurto consisten en tomar una cosa de otra persona sin su voluntad, si lo que se quita tiene un valor de más de 400 euros. También se consideran delitos de hurto pero más graves debido a sus características los hurtos de cosas de valor artístico y cultural, si se deja a la víctima en una grave situación económica o si se utiliza a menores de 14 años para la comisión de un delito de este tipo.

En cuanto al delito de robo existen varias modalidades como el robo con fuerza en las cosas que como su nombre indica es aquel robo en el que se ha roto el techo, la pared o la puerta para acceder a un lugar, cuando se rompen armarios o se fuerzan cerraduras, cuando se usan llaves falsas o cuando se inutilizan los sistemas de alarma.

La violencia y la intimidación es otra modalidad de robo en la que se aplica la fuerza física o la fuerza psicológica causando temor a la víctima. A su vez hay dos modalidades agravadas del robo con violencia e intimidación, cuando el robo tiene lugar en una vivienda habitada o cuando se utilizan armas que suponen riesgos para la víctima.

Las penas por los delitos de robo pueden variar, ante una falta de hurto lo habitual es una multa, para los tipos básicos de delito de hurto puede haber prisión de 6 a 18 meses y en los hurtos más graves prisión de 1 a 3 años.

En cuanto a los robos con fuerza en las cosas puede imponerse una pena de prisión de 1 a 3 años, en los agravados de 2 a 5 años, y en los robos con violencia e intimidación en las personas prisión de 2 a 5 años y en los agravados prisión de 3 años y media hasta 5 años.

Denunciar ocupación ilegal de vivienda

En derecho, la ocupación ilegal de viviendas se conoce como el delito de usurpación de bienes inmuebles. En palabras coloquiales, okupa. En España, nuestro Código Penal tipifica esta conducta y la castiga. El artículo que se encarga de regular este delito lo divide en dos partes: por un lado tenemos la ocupación violenta de bienes inmuebles que no son el hogar de nadie, y por otra, la ocupación pacífica de viviendas deshabitadas. Este último es el caso más habitual en nuestro país.

El resultado de incurrir en alguna de estas dos acciones es recibir una multa. La cuantía no suele ser excesiva, dada la condición social precaria que suelen tener los okupas de las viviendas deshabitadas. Pero ante una situación así, el propietario de la vivienda o de la comunidad vecinal debe acudir a la policía y denunciar el hecho, ya que se trata de un delito. La denuncia irá dirigida como allanamiento de morada o usurpación de bienes inmuebles, dependiendo de las circunstancias. Para saber diferenciarlo, puede consultar con nuestro equipo de abogados.

Ocupar una vivienda no tiene por qué crear problemas de por sí, por eso muchas veces no se denuncia. Además, los vecinos no son parte interesada directamente, por lo que si la vivienda vacía no tiene propietario, no siempre es evidente plantear una denuncia. Pero en el caso de que la persona que está ocupando la vivienda cree situaciones de insalubridad o traiga problemas a la comunidad, es necesario intervenir.

Desde nuestro despacho de abogados, llevamos años ocupándonos de casos de este tipo en Madrid. Se trata de un tema delicado, ya que las personas que suelen verse en situación de ocupar ilegalmente una vivienda, lo hacen porque no tienen otro medio para sobrevivir. Por ello, debemos analizar cada caso de forma particular, y actuar con la mayor sutileza posible. Si quiere contar con nuestros servicios, no dude en visitarnos, podemos ayudarle.

Allanamiento de morada

El delito de allanamiento de morada viola un derecho fundamental de la Constitución., si es su caso puede que necesite unos buenos abogados penalistas en Madrid. Este delito se puede cometer de dos formas (entrando sin la voluntad del morados, o manteniéndose en la morada ajena sin el permiso del morador). El delito se comete tanto por acción como por omisión. El sujeto pasivo es el morador, y hay que distinguirlo de otros sujetos que tengan facultades jurídicas de disposición sobre la morada, pero que no sean propietarios del bien jurídico (el propietario de una vivienda alquilada). El dato relevante lo da el hecho de habitar efectivamente en la morada. El sujeto activo puede ser cualquier persona. El consentimiento del morador elimina el tipo. El problema es que haya varios moradores con voluntades contrapuestas, con respecto a la entrada o permanencia de otra persona (la doctrina hace prevalecer el derecho de quien niega la entrada).

Se considera morada el lugar cerrado, en todo o en parte, habitable y habitado, permanente u ocasionalmente, y además se precisa también que su uso sea legítimo. Es el lugar donde se acoge la intimidad y es irrelevante que en el momento de perpetrarse el allanamiento de morada esté accesible o no. Además, se deben dar las condiciones mínimas para dar lugar a una vida (aunque sea en condiciones miserables). Es irrelevante el carácter móvil o fijo de la morada (caravanas, tiendas de campaña). Se incluyen las segundas residencias como morada, también camerinos de barco y habitaciones de hotel. No es necesario que el morador esté dentro de la vivienda para que se dé el delito. No es morada donde alguien, ilegítimamente, se introduce. La relación del allanamiento con otros delitos son concursos mediales.

El tipo agravado es el que se realiza con violencia. La doctrina opina que en este concepto de violencia solo queda incluida la fuerza física contra las personas. Por el contario, la jurisprudencia y un sector minoritario de la doctrina, entienden también la fuerza sobre las personas, en concepto de intimidación: amenaza de un mal grave que doblegue la voluntad del morador.

Safe Creative #1506300186295

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información